jueves, 21 de enero de 2016

Sandalias de plata - Pepa González

Autora: Pepa González
Editorial: MundoPalabras
Encuadernación: Rústica con solapas
Páginas: 96
Precio: 15 euros
Pepa González nace en Arrecife (Lanzarote) el 22 de marzo de 1971. Escritora y retratista. Tras iniciar estudios de Ciencias Jurídicas en Tenerife, decide dar un giro hacia labores ejecutivas en el sector turístico. Desde muy joven se declara letraadicta. Como militante cultural ha participado en recitales poéticos y en festivales de poesía de carácter internacional, como el de Castrillejo (Asturias).

Ha publicado en diarios y revistas de las islas Canarias y colabora en diversos programas radiofónicos en la difusión de la cultura. Miembro de la World Women Artists y Mujeres Creadoras. Miembro del grupo Mujeres Construyendo. Miembro de la Asociación de Escritores en Lengua Castellana.

Entre sus publicaciones, es coautora del libro Arrecife ciudad de relatos y autora del poemario Me sentaré a esperarte.

Todas queríamos sandalias plateadas. Sandalias llenas de partículas de estrellas. Porque de noche, cuando la oscuridad y el silencio reinaban, el viento transportaba diminutos pedacitos de polvo de estrellas. Eso lo sabíamos todas.

Deseábamos un único premio: sandalias pintadas con polvo de estrellas. La felicidad consiste en ser la portadora de unas sandalias de plata.

Si tuviéramos que quedarnos con solo dos palabras para definir este libro de Pepa González, estas serían belleza e intensidad. En Sandalias de plata encontramos un estilo propio inconfundible, una huella muy característica, y es que esta autora canaria va dejando trocitos de alma en cada personaje trazado, en cada emoción descrita, en cada sentimiento que consigue recrear con una extraordinaria viveza y nitidez.

En definitiva, Sandalias de plata es una obra muy bella, para leer con calma, para saborear deleitándose, así como para exponerse con total apertura y dejar que la autora nos toque con la varita mágica de su pluma.

Este año he decidido intentar leer absolutamente de todo y algo a lo que no estaba muy acostumbrado es a los libros de relatos. Por ello me decidí con este libro empezar el año (ha sido mi primera lectura del año) y la verdad es que ha sido una muy buena experiencia.

Pepa González deja impregnadas en estas páginas historias. Historias de la vida misma, de esas que pasan delante de nuestros propios ojos y que ella ha querido recopilar. Pero ¿quién sabe si son ciertas o no? Ella sólo ha querido imaginar, ver, observar, fotografiar y dejar reflejado aquello que las miradas, los actos e incluso los sentimientos le han querido decir. Porque a veces dicen que una imagen vale más que mil palabras, pues ella ha querido ver la imagen y reflejar aquello que la imagen le transmite.

Nos adentraremos en historias sobre temas como el amor, la violencia de género, la homosexualidad, la mujer dentro de la sociedad, el matrimonio entre otros muchos temas que hará que el lector tenga su tiempo para reflexionar sobre lo que acaba de leer. 

La prosa de la autora me ha dejado un muy buen sabor de boca e incluso me ha llegado a dejar en la mente intentar escribir sobre lo que veo dejándome llevar por lo que mi imaginación es capaz de crear tan solo viendo un rostro, una mirada… 


Esta recopilación de relatos deja a luz la valentía de una persona por hablar de temas actuales, temas que están encima de la mesa y que son denunciados día tras día diariamente. O no tan denunciados (por desgracia). Creo que la autora ha mostrado con estos relatos la vida misma, aunque esté llena de crueldad, de sentimientos entrecortados y sobre todo dejándonos con un sabor a reflexión en cada uno de ellos. 

4 comentarios:

  1. Hoy me descubres un libro tú a mí, y, además, de relatos, ¡con lo que me gustan!

    Nada, que me lo llevo anotado.

    bsos!

    ResponderEliminar
  2. Lo ví ayer en otro blog, veo que deja muy buen sabor pero no me llaman mucho los relatos, y creo que lo dejo pasar.Gracias
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. A mí me cuesta mucho animarme con los libros de relatos
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Los relatos me apetecen de vez en cuando pero ahora no.

    ResponderEliminar