miércoles, 18 de noviembre de 2015

La ley del espejo - Yoshinori Noguchi

             
Autor: Yoshinori Noguchi
Colección: Emociones
Editorial: Comanegra
Encuadernación: Rústica
Páginas: 99
Precio: 14,50 euros
Edición:
Yoshinori Noguchi nació en Hiroshima en 1963. Se gradúa en la Facultad de Economía de la Universidad de Hiroshima. Durante los años en la universidad lee todo lo que encuentra sobre psicología y filosofía del éxito. 
Después de graduarse trabaja en la empresa de recursos humanos Recruit. Posteriormente se independiza, y como profesor de asesoramiento psicológico da clases a más de 30.000 personas. 
En 1999 abre una consultoría y en 2003 funda la empresa Coaching Management, y desde entonces ayuda a sus clientes a autorrealizarse y conseguir sus objetivos. 

A partir de una historia sencilla y emotiva, Yoshinori Noguchi (Hiroshima, 1963), un reconocido experto en coaching y asesoramiento psicológico, nos sitúa delante de un espejo para enfrentarnos con nuestro interior que es, en definitiva, el que determina todo lo que nos sucede en la vida.

Eiko está preocupada porque los niños del colegio maltratan a su hijo Yuta, y se siente totalmente impotente y sola ante un problema que no sabe cómo resolver. Hasta que su amigo Yaguchi le ofrece un método sorprendente que la hará vivir la situación más difícil de su vida: enfrentarse a sus fantasmas y seguir adelante con espíritu nuevo.

A medio camino entre el coaching y las constelaciones familiares, La ley del espejo nos reencuentra con una filosofía oriental renovada y nos propone pautas claras y efectivas para resolver de raíz los problemas de la vida.

Subtítulo: Una regla mágica que da solución a cualquier problema de la vida.

El 90% de los lectores japoneses han llorado con esta historia.

Realmente me llamó la atención por esa grandiosa colección de emociones que la editorial Comanegra tiene en su catálogo además de esas fantásticas ediciones que han realizado con unas portadas que ya con sólo verlos deseas tener cada uno de ellos. 

Encontramos un libro divido en dos partes. La primera parte, narrada en tercera persona,  encontraremos a Eiko, la madre de Youta, que quiere solucionar el problema que tiene su hijo porque en el colegio lo están maltratando. Justo ahí aparece Yaguchi que le llevará ya no a la solución del problema, sino a analizar mucho más el caso que tienen delante yendo directos a la raíz del problema. No os creáis que el problema es simple, el problema ha sido arrastrado desde hace tiempo y Eiko no se ha dado cuenta de lo que ello ha acarreado. Juntos encontrarán las claves para solucionar un problema que nos refleja una realidad que puede ocurrir en cualquier persona. Yaguchi le enseñará una ley que dice que "la realidad de nuestra vida es el espejo que refleja nuestro corazón", ésta es la "ley del espejo". 

La segunda parte está escrita en primera persona y además, está dedicada a vosotros, a todos los lectores en la que el autor ha tomado batuta para darnos pautas a seguir y aplicar ésta ley. Aprenderemos a perdonar, y no sólo a perdonar a los demás. También aprenderemos a perdonarnos a nosotros mismos, a decir lo que nunca nos han enseñado a expresar e incluso a saber agradecer. 

Creo que estamos delante de un libro lleno de sabiduría, es enriquecedor porque en todo momento estamos aprendiendo. La técnica que nos enseña el autor, esa "ley del espejo" ya no sólo pasa a formar parte de una técnica en sí porque el libro en sí es un espejo para los lectores. En él os vais a ver reflejados e incluso vais a querer cerrar el libro para no miraros, como siempre hacemos habitualmente. Sí, eso es lo que estamos acostumbrados a hacer, pero con este libro os adentraréis en una historia donde veréis las causas y sobre todo, donde veréis la raíz del problema. Es un libro para realizar un ejercicio de introspección de la persona, de mirar allí adentro qué es lo que tenemos, qué es lo que ha pasado y sobre todo, cómo vamos a resolverlo. Por ello considero que el libro en sí tiene una doble función con ese título. 

Si os habéis fijado en la sinopsis del libro, al final dice que "el 90% de los lectores japoneses han llorado con esta historia". Siento deciros que yo también he llorado. Tuve una angustia increíble en el final de la historia de Eiko y lloré mucho, me tocó muy adentro su historia. Ahora podréis entender un poco más (yo también) por qué estamos dentro de una colección de emociones. 

Por supuesto la narración de la historia me ha gustado muchísimo. El autor ha encontrado una forma ya usual para transmitirnos todo lo que quiere utilizando un lenguaje muy asequible para diferentes edades llegando a ser poético. 

Destaco el final de la primera parte, esa historia de Eiko lleno de emoción, de ganas de llorar de la impotencia por lo que estamos viendo y además también destaco la segunda parte del libro que está dedicada a nosotros en la que se nos enseña más y cuando un libro enseña algo, enriquece tanto por fuera como por dentro. Os lo recomiendo totalmente. 


Agradecer a la editorial por el ejemplar


9 comentarios:

  1. No me convence mucho este libro, por el momento no creo que lo lea.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. ay jope lo quiero leer ya! maldito Jose y sus malditos libros que me hacen querer más y más jajaj
    besitos

    ResponderEliminar
  3. Ais... pues me llama y a la vez no, si es que eso tiene sentido u.u pero la edición es taaaaan bonita !!! <3<3

    ResponderEliminar
  4. No termina de convencerme eseta vez.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. A mí cuando de entrada me dicen que me va a hacer llorar me tira para atrás. Me gustan las emociones más sutiles.

    ResponderEliminar
  6. Pues la cubierta me encanta y los libros escritos por orientales me suelen gustan. :)
    Gracias por la info!!

    Nos leemos! :)

    ResponderEliminar
  7. Uff, ¡qué triste! Sin embargo, el tema del acoso escolar es algo que me interesa y me gustaría ver cómo se puede abordar de diferentes maneras. Así que me lo apunto.
    besos

    ResponderEliminar
  8. lo leí y me encantó, totalmente recomendable :)

    ResponderEliminar
  9. No me hubiera llamado sino fuera por la reseña y porque ya te había oído hablar de el. Así que apuntado queda.
    Un beso!

    ResponderEliminar