lunes, 30 de noviembre de 2015

La lámpara maravillosa - William Ospina

Título: La lámpara maravillosa
Autor: William Ospina
Editorial: Navona
Encuadernación: Cartoné
Páginas: 119
Precio: 7,90 euros
William Ospina (Padua, Tolima, 1954) es autor de numerosos libros de poesía, agrupados en la antología Poesía 1974-2004, de ensayo, entre ellos, Es tarde para el hombre, Las auroras de sangre, ¿Dónde está la franja amarilla?, La escuela de la noche, y de un ciclo novelístico compuesto por Ursúa, El país de la Canela (Premio Rómulo Gallegos), y La serpiente sin ojos. Su última novela publicada es El año del verano que nunca llegó. La obra que presentamos a los lectores españoles se publicó en abril de 2012 en Colombia.

En esta lámpara maravillosa se esconden las esencias de uno de los más grandes escritores en lengua castellana, William Ospina. Pudiera parecer que en un libro breve –en extensión– no se pudiera sostener dicha afirmación, pero el lector que lo abra y lo lea, encontrará al poeta, al profundo explorador de la verdad humana y también de la divina, pues interpela a los dioses en más de una ocasión. Encontrará al narrador de novelas torrencial y pasmado por sus hallazgos, que le proporcionan, y él nos regala, la felicidad. Y es que leer a Ospina es acercarse a la felicidad. Es un escritor fuera de lo común, que sabe engarzar las perlas de sus poemas, sus ensayos y sus novelas.

En esta obra el lector paseará de la mano de Diógenes, se cruzará con Alejandro, oirá a Miguel Ángel, sufrirá con Ospina la barbarie del ser humano, y se reconciliará con ella leyendo a Proust, verá a Dorian Grey, sentirá la voz callada de Shakespeare, y se preguntará ¿qué sería de nuestra vida sin libros? ¿Sin Byron, Kafka, García Márquez, Joyce, San Juan de la Cruz, Kipling…? Como dice Ospina, “El que abre un libro ha encendido la lámpara maravillosa, y qué grato es saber que nunca acabaremos de descubrir lo que hay oculto en la transparencia, lo que hay escrito en la oscuridad.”
Si algo me llamó la atención de este libro fue que trataba sobre la educación y ya sabéis que como docente, me intereso bastante por libros de este género. Pero este es un libro especial. William Ospina ha reflejado en su libro la capacidad de recoger a personajes de la historia, a escritores que marcaron un antes y un después dentro de la literatura y escucharemos voces de personajes célebres.
"El que abre un libro ha encendido la lámpara maravillosa, y qué grato es saber que nunca acabaremos de descubrir lo que hay oculto en la transparencia, lo que hay escrito en la oscuridad."
Mediante ellos haremos que ese mago que se encuentra dentro de la lámpara salga a la luz y que nos alumbre sobre un camino. Hablaremos de la importancia de los libros, de lo que nos aporta a las personas desarrollando la imaginación, la capacidad de centrarte en la historia e incluso de meterte en la propia historia como si de introducirse en una burbuja se tratase. Quizás nos llegaremos a sentir incluso identificados en algún punto de la historia y hará que eso agilice incluso más nuestra lectura. 
"Los libros son labios de papel o de luz que nos enseñan a hacer pirámides y catedrales, a hacer puentes y barcos, a curar enfermedades y crear estados, a refutar errores y a adorar a los dioses que están en el alma o en el agua, y también, cuando es necesario, nos enseñan a maldecir, y a combatir infamias y tiranías. Todo cabe en ellos, la lucidez y la necedad, la oscuridad y la luz. Son un juguete que es también un arma, un veneno que es también una medicina, una blasfemia que es también una alabanza." 
Como ya podréis haber apreciado, la prosa de William es impactante y a su vez poética. Si lo leéis en voz alta veréis que estamos recitando algo con sentimiento y emoción y que entra dentro de vosotros para convertirse en significado.

Pasaremos a hablar también sobre la educación en la que se hará un poco una crítica sobre a lo que llamamos educación en la actualidad. William propone y además estoy totalmente de acuerdo, en que se le está atribuyendo todo el peso de la educación a lo que llamamos sistema educativo y donde dejamos la familia, la sociedad e incluso los medios de comunicación fuera de este apartado tan amplio como es la educación. Es por ello que se hace un llamamiento a la consideración de los demás aspectos o factores que también contribuyen en la educación de las personas y de las que realmente no nos damos cuenta pero están afectando muchísimo. Sin ir mucho más lejos, tenemos los medios de comunicación. 

Además de esto, el libro más allá dando un giro a la actual educación en la que estamos empeñados en que siempre es mejor el que llega antes, el que consigue más puntuación pero olvidamos a los que se quedan en el recorrido, en los que posiblemente han realizado un esfuerzo grandísimo y no se ha valorado. Olvidamos que la sociedad está basada en un trabajo en equipo y realmente estamos educando para destacar a una persona. ¿Habrá que realizar cambios? Yo sí estoy totalmente de acuerdo con esto. 

Y llegamos a un punto que me parece importante y a su vez alarmador. Si sois docentes o habéis hecho la carrera de magisterio estaréis cansados de escuchar que es muy fácil lo que hacemos, que no es un trabajo duro y que lo podría hacer cualquiera. Pues bien, empezamos a tener un grave error aquí. Estamos dejando por el suelo la figura del maestro la cual debería ser valorada como "el más valorado de los bienes de la sociedad. Son los principales encargados de introducir toda una generación en el universo." Y es que tenemos un gran problema, ¿cuándo vamos a empezar a "tener" un buen sistema educativo con "buenos" docentes si lo primero que hacemos es despreciar el trabajo que estos están haciendo y desvalorando cada uno de sus pasos? 

Creo que estamos delante de un libro no solo para docentes que quieran realizar un cambio, sino para todo aquel que quiera tener una visión de la realidad, de lo que realmente estamos haciendo y de lo que debemos valorar o no. Sin duda, un libro totalmente necesario. 


Agradecer a la editorial por el ejemplar

7 comentarios:

  1. Hace poco que me han recomendado a este autor pero con otro libro, lo tendré en cuenta para más adelante que ahora estoy hasta arriba!
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. No conozco al autor así que me lo apunto. No pinta nada mal :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  3. Me resulta difícil creer que haya personas que opinen que el trabajo de maestro sea fácil. Seguramente sería más fácil si el número de niños por clase fuera más bajo y si todos los padres se implicaran más en la educación de sus hijos.
    besos

    ResponderEliminar
  4. Se ve interesante, cuando lo vea en tiendas me lo compro^^ Por cierto, no sabía que eras docente, muchísimas felicidades por ello, admiro ese trabajo
    Besos<3

    ResponderEliminar
  5. Aunque no pinta mal, no creo que lo lea por el momento. Tengo muchos pendientes que me llaman mas la atencion.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Una temática que me interesa, aunque no me dedique a la docencia. Me llevo este libro bien apuntado.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Un pequeño gran tesoro que tengo entre mis libros más preciados. Ospina hace magia con las palabras. Me alegra muchísimo que te haya gustado. Un besazo!

    ResponderEliminar