miércoles, 18 de marzo de 2015

Susurros

Desaparecimos por unos instantes y las palabras no hacían falta para expresar aquello que sentíamos en aquel momento. Sentí que era el momento de romper el silencio que nos embaucaba en aquella noche en la que escuchar el baile de la lluvia relajaba nuestro cuerpo.

Mi madre me contó que las palabras son sentimientos que brotan de las personas; unas hechas para curar y otras para herir. Desgraciadamente, estamos acostumbrados a utilizar las que sirven para herir, y en aquel mismo instante, mi madre se acercaba a mi oído y me susurraba te quiero. Aquello me dejaba desconcertado,  hablaba de herir y me susurraba un te quiero.

Un día me armé de valor para preguntarle el porqué de aquello. Ella, contenta de ver que por fin le había preguntado, se acercó a mi y susurrando me dijo: nunca te conté el último secreto, las palabras que se susurran son las verdaderas, las que salen del alma con el fin de alcanzar otra alma. ¿Te das cuenta de por qué te susurro al oído? Quiero que mis palabras entren por tu oído y nunca salgan, que se queden contigo siempre. Las palabras que solemos decir cada día quedan en el vacío,  son escuchadas pero no llegan a formar parte de la persona. Ama hijo mío, ama con todas tus fuerzas, pero sobre todo,  no dejes de susurrar aquello que sientes.

Dejé las palabras de mi madre a un lado y volviendo a la realidad, la lluvia seguía golpeando fuertemente nuestra ventana. Me quedé mirando su rostro y, sin poder aguantar tan solo un minuto más, rompí el silencio. Acerqué mi boca a su oído,  dejé que escuchara mi respiración y allí,  justo allí,  queriendo que todo se quedara dentro de ella, mi verdad empezó a salir.


José Ángel Moya

6 comentarios:

  1. Pero que bien escribes, te susurro que nunca dejes de hacerlo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Que bonito❤ opino como Ful,no dejes de escribir que se te da muy bien :)

    ResponderEliminar
  3. ¡Que bonito! Nunca habia visto los susurros de esa manera <3

    ResponderEliminar
  4. A veces no es lo que se cuenta sino cómo se cuenta... y me ha gustado cómo lo has contado :)

    ResponderEliminar