martes, 24 de mayo de 2016

Alma y la isla - Mónica Rodríguez/Ester García

Título: Alma y la isla
Autora: Mónica Rodríguez
Ilustradora: Ester García
Editorial: Anaya
Encuadernación: Cartoné
Páginas: 120
Precio: 12 euros



Mónica Rodríguez nació en Oviedo en 1969 y reside en Madrid desde 1993. Es licenciada en Ciencias Físicas, especializada en Energía Nuclear. En 1994 comenzó a trabajar en el Centro de Investigaciones Ciemat del Ministerio de Ciencia e Innovación. Compagina su trabajo con la escritura y su familia (tiene tres hijas). En 2008 deja el trabajo en dicho centro para dedicarse por entero a la literatura infantil y juvenil. Tiene publicados ya varios libros, y ha recibido galardones, como el Premio de Novela Juvenil del Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón (Madrid) en 2007, el Premio de la Crítica de Asturias en el mismo año, el Premio de Literatura Infantil Ciudad de Málaga en 2010 por La bicicleta de Selva y el Primer Premio en la XXX edición del Concurso Vila d'Ibi 2011 con La última función. Estos dos últimos publicados en Anaya, junto a la serie Candela y la novela Manzur, o el ángel que tenía una sola ala.



Ester García nació en 1984 en Cáceres. Creció rodeada de cuentos, lápices y literatura en una ciudad repleta de cigüeñas. Comenzó a dibujar desde muy pequeña. Es licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca, donde descubrió la ilustración como vocación. Desde 2008 reside y trabaja en Madrid como ilustradora, dibujando aves y otros sueños, aunque cuando puede explora y viaja fuera de la mesa y de los papeles. Recientemente ha sido seleccionada en muestras como la 30ª Edición de la Mostra Internazionale d'lllustrazione de Sàrmede, la IV Edición del Catálogo Iberoamericano de Ilustración, o the Sharjah Exhibition for Children's Books Illustrations.

Alma ha llegado del mar. Otto no entiende su idioma y, desde que está en su casa y le ha tenido que dejar su habitación, se siente desplazado. La atención de sus padres, su abuela y hermanos ahora se dirige a Alma. Y a Otto, el pequeño de la familia, esto no le hace mucha gracia.

A pesar de todo, la comunicación entre ambos irá más allá de las palabras y la amistad trascenderá la distancia que aparece en un primer momento. Gracias a la presencia de un amuleto Otto entenderá mejor el origen del Almaz Sebhat, el verdadero nombre de la niña que vino del mar.


En una pequeña isla donde no paran de llegar pateras e incluso salen a la luz en las orillas algunos cuerpos muertos. Todos han huido de su ciudad natal en busca de todo aquello lo que su tierra no les proporciona. 

Alma es una niña que es rescatada por el padre de Otto aunque éste no parece aceptar que Alma sea parte de la familia porque su llegada está cambiando totalmente su estancia en la casa. Alma empieza a ocupar su habitación mientras que Otto pasará a compartir cama con la abuela y por si fuera poco, tiene que ir con él al colegio.Alma, que así es como la empiezan a llamar ellos, llega sola, sin familia, sin entender nada de lo que le dicen. 

Lo que ha conseguido reunir la autora con el libro en un sólo personaje lo vuelven una gran revelación y lo convierten en una auténtica joya. Alma no sólo es un personaje, es cada una de las personas que están en su misma situación y pretende que el lector empatice con ella. 

La presencia de un amuleto hará que la historia se convierta en dos: realidad y sueño donde iremos descubriendo la vida de los isleños y de las personas que llegan a ella contándonos un poco todo lo que ha pasado Alma. Ellos dos se irán conociendo aunque sea poco pero pronto Otto se dará cuenta de que el tiempo ha terminado.

Es un libro que da para mucho en cuanto a su temática. Este tipo de libros nos acerca a la realidad que vemos diariamente y nos hace imaginar un poco todo por lo que llegan a pasar estas personas. Siempre digo que hay que hablar de todo con los niños y este es un tema del que también se huye para hablar con ellos. Es una apuesta segura para hablar de ello con los más pequeños. 

Os invito a que conozcáis cómo acaba esta historia narrada de una forma exquisita con mensajes directos intentando persuadir en el lector. El final... el final me ha estrujado el corazón y me ha hecho un agujero. 

Además, buceando por sus páginas encontraréis unas ilustraciones que me han recordado mucho a algunos libros que tengo sobre África y me han parecido excelentes. 

Galardonado con el XIII Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil, Alma y la isla llega a mi biblioteca personal para quedarse muy adentro de mí. 


Agradecer a la editorial por el ejemplar


6 comentarios:

  1. Tiene buena pinta, no descarto leerlo. La verdad es que no lo conocía...
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  2. La literatura juvenil ya no es para mí. Un beso ;)

    ResponderEliminar
  3. Pues tiene una pinta estupenda y además con un trasfondo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta la historia que cuenta. Y creo que podría ser una buena lectura para compartir con mi hija.
    Besotes!!

    ResponderEliminar