lunes, 5 de mayo de 2014

El hombre que arreglaba las bicicletas

Detrás de un paseo por la feria de libros siempre queda lo que has escogido y finalmente el sabor que han podido dejar los libros en ti. Pues bien, hoy os traigo algo que me llamó la atención en esa visita: El hombre que arreglaba las bicicletas de Ángel Gil Cheza.



El hombre que arreglaba las bicicletas nos cuenta un amor del pasado. Enda Berger, una chica irlandesa, recibirá un telegrama reclamando su presencia ante la lectura de un testamento. Ella se quedará totalmente sorprendida porque la persona que ha fallecido es Artur, un chico que conoció durante su estancia en la ciudad de Barcelona. Pero, ¿por qué ha dejado algo para ella en su testamento cuando hace tantos años que no sabe nada de él? 

Enda Berger accederá a la lectura de este testamento delante de la mujer de Artur y de su hija que peculiarmente, también se llama Enda. Noelia, la viuda de Artur se encontrará con el amor del pasado de su marido y le propinará algún que otro insulto. Pese a esto, Noelia accederá a alojar a Enda Berger durante su estancia en aquel pueblo. 

Tras la lectura del testamento, Enda Berger será la futura dueña del taller de bicicletas que tanto solía frecuentar Artur y por el que era muy conocido. Pero, ¿por qué habría dejado justo ese taller en el que tantas horas había perdido para ella?

Durante su estancia en la casa de Noelia, será un tiempo para conocerse entre ellas y dejar ajustar algunas piezas que están totalmente por encajar puesto que Artur era un escritor y había escrito una novela que hablaba de Enda, su amor durante toda la vida. Además, Enda descubrirá algo en el famoso taller de bicicletas que le dejará claro todo lo que sintió y seguía sintiendo Artur por ella. 

Dos líneas del tiempo totalmente conectadas, el presente y el pasado que tienen que salir a la luz para entender esta historia donde posiblemente una persona marque tu vida.  

Y dejo una cuestión en el aire: ¿quién es realmente el hombre que arreglaba las bicicletas? 

Opinión

Empecé con mucho entusiasmo este libro ya que no conocía nada del autor y tanto la portada como la contraportada me gustaron mucho. Siento decir que la historia no me ha acabado de enganchar con la pasión que creí que iba a tener y ahora os cuento por qué. 

Desde un principio existe una cuestión en el aire y es que no se sabe por qué ha dejado Artur algo para Enda Berger, no se sabe nada sobre la relación que mantuvieron y eso hizo que la historia tuviese como una continuación y un arranque para seguir leyendo y descubrir las razones. 

El problema viene que cuando está acabando el libro y cuenta la historia que mantuvieron ambos me deja un poco con ganas de saber más, no deja saborear esa historia del pasado que tanto marcó a Artur y que constará como la razón para saber que fue el amor de su vida y que nunca la olvidó. Esperaba con mucho detalle esta parte y veía que el libro se acababa y no iba a contar casi nada y así fue. 

Otro de los aspectos que no me terminan de encajar en la historia es que la hija de Noelia aparece en momentos y solo para mantener relaciones sexuales y no sé si son ya gustos personales o qué pero fue como que vi que no encajaban en esa historia. Esperaba una relación más íntima con su madre y la nueva inquilina. 

También he de decir que me pareció algo extraño que Noelia diese alojamiento a Enda Berger pero bueno, eso ya es la historia del autor y quizás me esté metiendo mucho con su libro. 

El libro es muy corto y la letra muy grande proporcionando así una lectura muy corta que desde mi punto de vista, con un sabor agridulce. 

¿Habéis leído el libro?, ¿cuáles son vuestras impresiones? 





2 comentarios:

  1. Me llama mucho la atención este libro, he visto el booktrailer y tiene muy buena pinta, a ver si se acerca y puedo leerlo ;D

    ResponderEliminar
  2. pues no me acaba de convencer y menos si es de esos libros que al final explica todo atropelladamente...lo dejo pasar
    besitoos

    ResponderEliminar