martes, 28 de marzo de 2017

No me toques - Andrea Camilleri

Título: No me toques
Autor: Andrea Camilleri
Editorial: Destino
Encuadernación: Rústica con solapas
Páginas: 192
Precio: 15,50 euros

Andrea Camilleri (Porto Empedocle, 1925), siciliano de nacimiento, vive desde hace años en Roma, donde es realizador de teatro y televisión y guionista. Ha publicado ensayos sobre el espectáculo, crónicas sobre hechos históricos y diversas novelas, algunas de ellas de género policiaco y otras ambientadas en la Sicilia de finales del siglo XIX. Estas últimas se basan en hechos reales y presentan, a través de una sucesión de acontecimientos llenos de humor y comicidad, la realidad siciliana, que en sus rasgos esenciales es la misma hoy que hace cien años.

La frase que Jesús le dijo tras resucitar a María Magdalena para que no se acercara a él, da por título a la nueva novela del genial creador siciliano, una exploración en la apasionante vida de Laura, una joven experta en historia del arte que desaparece en oscuras circunstancias y a la que el sagaz comisario Maurizi tratará de encontrar. Pero seguir la pista de Laura se convertirá en mucho más que una carrera contrarreloj.


Hoy os traigo una lectura de esas que se leen en un suspiro, de esas que puedes intercalar entre lecturas que son más extensas. Hoy os hablo de No me toques de Andrea Camilleri. 

Laura ha desaparecido y tiene a su marido escritor algo preocupado porque no sabe qué es lo que ha podido pasar con ella. A medida que avancemos esta historia, relatada con unos capítulos muy cortitos y sin que la propia Laura aparezca por ninguno de sus rincones aunque sí hablaremos de ella, iremos construyendo en nuestra mente la imagen de Laura, una mujer bella, de esas que cuando pasan por delante has de mirar. Lo que iremos viendo es que Laura no tiene solo una relación con su marido, tiene y ha tenido muchísimas relaciones. 

El autor ha conseguido llevarnos de la mano de esta historia tejiéndola con la pintura de Fra Angélico en la que vemos a Jesucristo cuando ha resucitado y le acompaña en esa imagen María Magdalenta a la que le dice Noli me tangere frase que dará nombre a esta novela. De esta pintura se llega a preguntar si esta frase fue dicha por Jesucristo antes de que María Magdalena le diese la mano o fue dicha antes de que le tocase la mano. Esta quizá fue una de las preguntas que se hizo Laura cuando estudiaba y lo que ahora mismo quiere responder, es a su propia pregunta, encontrarse a ella misma. 

No me toques puede llevar a pensar que se trata de una novela negra por esas pinceladas de misterio en la desaparición de Laura y la búsqueda de todos los personajes de esta historia en conocer su paradero. No os equivoquéis, estamos ante una historia de la búsqueda de la propia Laura, un personaje que ha vivido miles de experiencias pero quizás ha dejado de lado el mejor personaje de su vida, ella misma. 

Estamos ante una historia diferente donde las haya, donde los personajes se vuelcan en su búsqueda, y en conde conocemos a cada cachito más sobre el personaje principal de esta historia. No os descubro nada sobre la historia porque es algo más que previsible y sus 190 páginas se pueden devorar en una sola tarde. 


Agradecer a la editorial por el ejemplar



5 comentarios:

  1. Camilleri no representa especialmente el estilo que me gusta pero he leído alguna de sus novelas y me han resultado entretenidas.

    ResponderEliminar
  2. No he leído nada de ella, no tengo perdón. Espero no tardar en ponerle remedio. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Hola, vaya por lo que cuentas necesito leer esta novela, de verdad que me has dejado con la miel en los labios.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Hola!!
    No conocía este libro para nada y aunque una parte de mí se siente intrigada por la parte de la desaparición de Laura otra no se acaba de decidir...
    Un beso ^-^

    ResponderEliminar
  5. No conocía la novela pero con lo que cuentas en tu reseña has logrado intrigarme, además si es una novela tan corta debe ser muy satisfactoria buscar a Laura y conocerla.
    Besos

    ResponderEliminar