jueves, 29 de septiembre de 2016

Cuando nos repartimos los bares - Teresa Mateo

Autora: Teresa Mateo
Editorial: Frida Ediciones
Encuadernación: Rústica con solapas
Páginas: 112
Precio: 12 euros

Cuando nos repartimos lo bares habla de eso que el propio título explica: de ruptura sentimental. De ese jodido infierno que todos hemos tenido que sufrir alguna vez: el saber que los lugares comunes harán daño y deberemos desprendernos de ellos si queremos seguir adelante, esos bares donde fuimos felices y que tendremos que repartirnos para no encontrarnos. Habla de esa difícil carretera hacia el olvido que tendremos que atravesar sin luces para lograr reconstruir de nuevo nuestra vida y nuestro ser. Pero Teresa Mateo no cae en el sentimentalismo ni la ñoñería en la que es tan fácil incurrir al hablar de desamor. No, ella encara los poemas con un fino humor desencantado, se ríe del dolor y de ella misma, se distancia de su propia tristeza para vencerla, ahogarla, darle patadas.

Este es uno de mis primeros acercamientos a la poesía y también a una editorial que me llama tanto la atención por sus títulos. Adentrarse en un poemario como es Cuando nos repartimos los bares ha sido una experiencia abrumadora llena de sentimientos. 

Teresa Mateo ha tenido la maestría de realizar un juego, y no se trata de un juego cualquiera. La autora, pese a ser un poemario donde podría haber realizado una recopilación de poemas diferentes de diferentes temáticas, ha creado una historia en sí dando vida a una relación. Teresa empieza a jugar con nosotros mostrando versos que arrancan el comienzo de una relación, tuya, mía, nuestra, de cualquier persona. 

Los versos avanzan, nos hace incluso reconocer esos sentimientos que hemos podido llegar a sentir durante el comienzo de una relación hasta que llegamos a una ruptura amorosa y todo lo que ello conlleva: el dolor. Nos aferramos a sus palabras para pasar de puntillas por un dolor que no queremos llegar a mirar de cara y que incluso, si lo hemos vivido en las propias carnes, querremos mirar hacia otro lado ya sea porque nos encontremos en esa situación o porque eso fue cosa del pasado. 
ERES UN MONTÓN DE POEMAS DE AMOR Y UNA CANCIÓN CUALQUIERA
Estoy escuchando la canción
tu canción,
una canción,
podría ser cualquier canción,
como esta noche, una noche cualquiera
en la que se me ha clavado
la espina de tu recuerdo entre los dientes
convirtiéndome en todas esas ganas
de abrir el frasco de la mermelada de fresa.
No hay kilómetros suficientes para medir
la distancia desde este punto hasta tu punto, 
la mido con el espacio sobrante
de entre mis dedos desde que tú no,
y qué lejos
y qué lento el tiempo, 
se me ha ido de las manos sin despedirse,
ahora permanece en la arena 
de una playa desierta sin huellas.
Sabes a huida y sólo me has dejado relojes de cal.
Estoy escuchando la canción,
tu canción,
una canción, 
podría ser cualquier canción,
como esta noche, una noche cualquiera
en la que pienso que qué hija de puta toda la historia de la música. 

El dolor hace mella en nuestro interior pero parece que es demasiado pronto para coser la herida, una herida que se mantiene al rojo vivo y que habrá que dejar que cicatrice con lo más preciado: el tiempo. Y mientras tanto, parece que podemos pasar del dolor al olvido, pero eso conlleva un proceso, soledad para olvidar, soledad para superar el dolor, soledad para convencerse uno mismo de que el camino de la vida sigue y sobre todo, un final en el que ponemos nosotros mismos escribiendo un punto y final a esa historia y pasamos página en el que nosotros salimos a flote e intentamos comernos el mundo. 

La autora, como ya he dicho, ha creado una historia en la que nos podemos sentir más que identificados si hemos pasado este tipo de situaciones y por ello me ha parecido algo mágico. Unos versos han sido los narradores de esta historia que no tiene protagonista definido porque puedes ser tú, puede ser yo, puede ser cualquiera. Teresa ha demostrado garra y fuerza en unos versos que nos reflejan la vida real dejándonos claro que de cualquier ruptura amorosa se puede continuar. 

Al comienzo del libro, podremos disfrutar del prólogo que Pedro Andreu ha realizado para este poemario y en el que se nos desmiga mucho más cada una de las partes de este libro. La edición está cuidadísima con un juego de claroscuros en las que algunas ilustraciones llegan a ser una delicia. Además, al final del libro, encontraremos algunos de los tweets que la autora ha escrito en su cuenta oficial de Twitter que os dejo por si queréis echarle un vistazo: @teremmarcos



Agradecer a la editorial por el ejemplar



viernes, 16 de septiembre de 2016

Prométeme que serás delfín - Amelia Noguera



Título: Prométeme que serás delfín
Autora: Amelia Noguera
Editorial: Suma
Encuadernación: Rústica con solapas
Páginas: 304
Precio: 16,90 euros
Amelia Noguera es una escritora madrileña que, tras autoeditar cuatro novelas en Amazon y ocupar los primeros puestos de descargas, se ha convertido en un fenómeno editorial. Graduada en Humanidades, ingeniera informática y traductora, y con referencias literarias tan dispares como Ana M. Matute, Almudena Grandes, Margaret Mazzantini o Joyce C. Oates, sus obras reflejan siempre una gran sensibilidad.

Dio el salto al papel con La marca de la luna (2014), La pintora de estrellas (Suma 2015), que traducirá al polaco la prestigiosa editorial Rebis, y ahora vuelve con Prométeme que serás delfín.



Una profesora de Primaria aparece asesinada en su aula, dentro de un armario y con la boca y las muñecas enrolladas en papel celo, igual que ella castigó a Sofía, una de sus alumnas. Algunas de sus amigas intentan evitar la CATÁSTROFE y deciden investigar para encontrar al culpable. ¿Quién querría ver muerta a Adela? La lista es muy larga pero muy pronto otro hecho terrible la reduce drásticamente.

A través de sus miradas inocentes pero con la aguda intuición infantil, el lector se adentrará en el mundo de Sofía, la niña hiperactiva que más odiaba a la profesora. También conocerá a su madre, una doctora desesperada que vive solo para su hija. Sin embargo, lo que descubrirá en este camino quizás habría preferido no haberlo sabido nunca.

Es esta una novela que se acerca al género negro por su tinte crítico y de realismo social, pero también es una novela emotiva y una novela psicológica. Aunque, ante todo, Prométeme que serás delfín es una novela que te perturbará.
Prométeme que serás delfín cuenta la historia a dos voces, una narrada por una niña y otra narrada por la madre de Sofia, una niña que tiene TDHA (Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad) con las que iremos descubriendo la realidad de un colegio donde Adela, la tutora, ha aparecido muerta. ¿Descubriremos quién ha sido el asesino? 

Por una parte, la niña que nos narra la historia y que a su vez es amiga de Sofía, nos irá desvelando cómo se pone su grupo de amigas a investigar quién ha sido el asesino llenando las páginas de esta historia de intriga por ver esos avances, por ver cómo unas niñas le dan vueltas a un tema y cómo empiezan a descartar personajes de esta historia. Por otra parte, y como ya he dicho anteriormente, hablará la madre de Sofía, la que nos irá dejando mensajes sobre la dureza de educar a una niña con TDHA y que además ha sido abandonada por su marido y sobre todo de cómo falla el sistema educativo con este tipo de alumnos.

La historia está bien construida y llena de simbolismos y de mensajes dirigidos al lector y a la sociedad en su consecuencia. Amelia deja en estas páginas una crítica directa al sistema educativo y sobre todo al maestro, a ese que no hace caso de este tipo de niños, a ese que no llega a buscar una solución. Yo, como docente, he llegado a odiar con todas mis fuerzas a la tutora de Sofía, me han dado ganas de coger al personaje y estrujarlo con mis propias manos (sé que puede ser demasiado duro, pero como docente no comparto para nada su forma de ser y menos de educar). ¿Qué es lo malo de esto? Quizá no sea la intención de la autora, pero he llegado a generalizar sobre este tema pensando que la autora piensa que la mayoría de los maestros actúan como Adela y eso no me ha gustado nada. Seguramente habrán unos cuantos que actúen y trabajen como la estúpida tutora de Sofía, pero miremos hacia la realidad con César Bona por ejemplo, deja este tipo de docencia a por los suelos. 

Algo que sí me ha encantado es la relación que tiene el grupo de amigas aunque pondré una pega. Todas ellas comprenden cómo actúa Sofía, la comprenden, se ha creado un vínculo de amistad increíble pero me ha fallado algo como ya he dicho. Sí, perfectamente se puede crear este tipo de vínculos pero teniendo a esta tutora, me parece algo difícil que sepan cómo actúa Sofía y me explico. Si la tutora es una persona que comprende a un alumno con TDHA, que hace por integrarla en el grupo, que realiza actividades para crear vínculos de amistad, que habla de lo que le pasa a este alumno y de cómo hay que comprenderlo, entonces sí se da claramente este tipo de vínculos, por ello me ha parecido irreal. Igual luego me equivoco y en un futuro vea este tipo de vínculos sin que haya tenido que existir esa gran aportación por el maestro y entonces me daré cuenta de que también es posible. 

La autora, como ya he dicho antes, hace una crítica al sistema educativo, a los recortes sanitarios y también alza la voz para hablarnos del acoso escolar. Y aquí estoy totalmente de acuerdo con ella porque ya no hay sólo acoso escolar entre los alumnos, es que es la propia docente la que lo ejerce. El acoso escolar es un problema que desgraciadamente se da cada día más en los centros escolares y eso nos hace plantearnos, por lo menos a los docentes y no a los fantásticos que realizan las leyes educativas, de la necesidad de una educación emocional. 

La historia en sí me ha gustado y por eso le he dado 3 estrellas. Sí, parece que me he cebado a criticar la historia y le he dado palos a la autora pero no es realmente así. Como ya he dicho, me ha gustado pero claro, al ser docente lo he mirado todo con lupa y hay cosas que me han hecho saltar. Para acabar, os lanzo las siguientes preguntas: 

¿Qué creéis que falla en el sistema educativo?
 Si habéis leído la historia, ¿estáis de acuerdo con todo lo que quiere reflejar la autora? 



Agradecer a la editorial por el ejemplar


lunes, 5 de septiembre de 2016

La pequeña Nunca-Jamás - Irena Stusej/Kristina Krhin

Título: La pequeña Nunca-Jamás
Autora: Irena Stusej
Ilustraciones: Kristina Krhin
Editorial: Picarona
Encuadernación: Cartoné
Páginas: 24
Precio: 12 euros


Este moderno cuento nos pone en contacto con la eterna naturaleza de lo tradicional. En la tierra todo crece: el amor, la tristeza y también el miedo. El Día ayuda a la pequeña Nunca-Jamás a superar sus miedos, la consuela incluso cuando es de noche. Y ella le espera para sentirse segura, quisiera que, incluso por la noche, el Día la iluminara, con su luz, a ella y a todo lo que ella ama.

Las magníficas ilustraciones han sido realizadas por Kristina Krhin, una artista muy galardonada que fascina y emociona a los lectores.

Los que me conocéis sabéis cómo me gustan los álbumes ilustrados así es que hoy os traigo uno muy bonito de una editorial que desconocía así es que más que contento con que esta editorial empiece a colaborar con el blog. Os vengo a hablar de La pequeña Nunca-Jamás. 

La pequeña Nunca-Jamás vive en la casita de la montaña y justo cuando llega la noche, hay algo que le preocupa, se pregunta si afuera es todavía de día. La pequeña de la casa tiene miedo de la oscuridad y por eso se asoma a la ventana a ver si viene pronto el día. 

Además, ella cree que no es la única que tiene miedo. Allí, en esa habitación donde ella espera con ansia que la luz alumbre toda la estancia, hay libros que mantienen el silencio porque también tienen miedo porque ellos esconden historias terroríficas. 

El nombre de la pequeña es dado porque su madre le cuenta historias de hadas y cuando le pregunta que si le gustan ella le responde nunca, nunca jamás. Y por eso, su madre le llama así. 

Pero como siempre pasa, la noche se vuelve día y toda la luz alumbra la habitación y despeja los miedos de la pequeña Nunca-Jamás. 

Como podéis ver, estamos ante un libro con un trasfondo que tanto se habla con los pequeños, hablamos del miedo a la oscuridad, a que los más pequeños se sientan como la pequeña Nunca-Jamás. Pero esto no se queda aquí porque este puede ser el motor de arranque para hablar con los más pequeños sobre los miedos que tienen y justamente de hacerles fuertes para encontrar una solución. 

Las ilustraciones son... espectaculares. Me ha recordado muchísimo a La niña silencio por la gama de colores que se han utilizado (negros y oscuros sobre rosa y carne).  Además, tiene un añadido y es que la tipografía utilizada da juego a remarcar palabras porque podemos encontrar palabras más grandes que otras, una frase haciendo línea curva, etc. 


En conclusión, es un libro muy bonito con una historia y un mensaje para trabajar con los más pequeños. 



Agradecer a la editorial por el ejemplar





viernes, 2 de septiembre de 2016

Estoy leyendo...

Empezamos septiembre y como llevo un poco de retraso con las lecturas que todavía tengo pendientes y que además parece ser que las ganas siguen estando bastante ausentes, voy a empezar con una nueva iniciativa a ver si me motivo un poco y me vuelvo a enganchar a la lectura. 

Os traigo una nueva sección en el blog que se va a llamar "Estoy leyendo". Muchos de vosotros ya conocéis esta sección en algunos blogs y la verdad es que me gusta bastante meterme en los blog y ver qué están leyendo. Pero esta sección va a ser un poco diferente, os explico. 

Cuando empiece un libro, voy a hacer una nueva entrada en la que os pondré una foto del libro que he empezado a leer y al azar voy a escoger una página del libro sin haber leído todavía el libro de la cual voy a seleccionar una frase o un párrafo que más me guste de esa página y os lo pondré también por escrito. Todos somos bastante fanáticos de seleccionar o destacar frases o párrafos que nos gustan del libro que leemos y así es una manera de hacerlo sin saber siquiera de qué va la historia.

Así es que os comento que anoche empecé a leer Nunca falta nadie de Catherine Lacey y este es el párrafo seleccionado. Sé que es un poco largo pero la autora escribe párrafos muy largos. A ver qué os parece:

 Estoy segura, dije, pero no estaba segura porque los recuerdos y la realidad, los hechos y los sueños, se me confundían unos con otros, y cuando evocaba las cosas que había hecho no estaba del todo segura de haber hecho ninguna de ellas, y cuando hacía una lista mental de cosas que no había hecho era incapaz de incluir nada en ella, y sabía que el ñu que había dentro de mí experimentaba un tremendo deseo de destruir algo aunque no poseyera la capacidad real de destruirlo, y quizá Thomas era capaz de ver mi diminuto y sonriente asesino a sueldo, ese petulante hijo de puta sentado en el centro de mí, y en ese momento se me ocurrieron muchas cosas que preferiría ser: una habichuela o una zarigüeña que tan solo quería acercarse furtivamente y comer, en lugar de ser una persona que no parece encontrar una manera cómoda de estar en este mundo, pero yo no quería una manera de salir de esta vida ni de entrar en otra. Yo no quería desear nada. Yo no quería amar nada. Yo no era una persona, sino solo un indicio de mí. 



¿Conocéis este libro? ¿Qué estáis leyendo?